Las Personas que Critican Son Más Infelices

criticar

¿POR QUÉ JUZGAMOS A LOS DEMÁS?

¿Por qué todos juzgan a todos, y equivocadamente? ¿Cuál es el motivo? Sencillamente uno, y muy fácil de comprender: sucede que cada cual proyecta sus defectos psicológicos sobre los demás, cada cuál ve en el prójimo sus propios defectos. Los defectos que en otros observamos, los tenemos muy sobrados en nosotros; juzgamos a otros como nosotros somos.

En muchas ocasiones mostramos la  ANTIPATÍA MECÁNICA, que es cuando  de pronto alguien siente antipatía por alguien, sin haber motivo alguno, y entonces decimos: «ésta persona me cayó gorda», frase muy típica que usamos. Pero ¿por qué, si nunca la hemos visto, si hasta ahora nos la acaban de presentar? ¿Qué sucedió, por qué nos ha «caído tan gorda» esa persona, si ni la conocemos? Pues que le vimos la apariencia: es alta o es baja, es gorda o delgada, tiene la nariz aguileña o la tiene achatada, y ¿ese es motivo ya, como para decir que «nos cayó gorda»? ¿Qué ha sucedido?

Sencillamente hemos proyectado, sobre nuestra víctima, nuestros mismísimos defectos psicológicos. Posiblemente hemos visto, en esa persona, el defecto más grave que tenemos y a nadie le gusta verse así, dijéramos, tan escarnecido. La cruda realidad de los hechos es que tal persona se ha convertido en el espejo donde nosotros nos vemos a sí mismos, tal cual somos.

Cuando realizas una crítica destructiva, tienes que pensar que en realidad estás mostrando lo mas profundo de tu personalidad y estas personas tienden a la depresión y presentar inestabilidad en su personalidad escondiendo una infelicidad, mientras que  las personas que ven con buenos ojos a las demás son más felices y entusiastas.

 Las personas que realizan evaluaciones positivas sobre los rasgos de sus compañeros, son felices, amables, entusiastas y emocionalmente estables. Pero aquellos que realizaban críticas negativas, muestran  un alto grado de narcisismo y conducta antisocial. Además presentan un perfil de personas emocionalmente inestables y con rasgos negativos en su propia personalidad.

Si usted quiere triunfar en la vida NO CRITIQUE A NADIE. Quien critica a los demás es un débil, mientras el que se auto-critica, de instante en instante, es un coloso. La crítica es inútil porque lastima el orgullo ajeno y provoca la resistencia de la víctima que entonces busca justificarse a sí misma. La crítica provoca una reacción inevitable contra su propio autor. Si usted quiere verdaderamente triunfar, escuche este consejo: No critique a nadie.

Aquél que quiere corregir a otros es mejor que comience por corregirse a sí mismo. Esto resulta mejor y menos peligroso.

Debemos ser sinceros con nosotros mismos y hacerle la disección al yo con el tremendo bisturí de la «auto critica». Es absurdo criticar los errores ajenos, lo fundamental es descubrir nuestros errores y luego desintegrarlos a base de análisis y profunda comprensión.

 

COMO SON LAS PERSONAS QUE JUZGAN A LOS DEMÁS:

–Suelen detestar gran parte de su vida y por eso intentan en la medida de lo posible conseguir intoxicar a los demás.

-No están satisfechas con lo que hacen y llevan francamente mal que alguien si esté satisfecho.

–No son fáciles de detectar porque no son personas frías, ni en general tampoco tienen malos sentimientos. Pero están tremendamente frustradas y la frustración conduce a la agresión, que se manifiesta de muy distintas formas.

–Están atormentadas por las decisiones que han tomado, quizás impuestas desde afuera sin haber deseado esa elección. Mantienen una relación de conflicto psíquico con este tipo de eventos de su vida.

–Quieren justificar la trayectoria de su vida desacreditando la vida de otros. En ocasiones aluden al famoso enunciado : “Después de todo no estoy tan mal, mira a X”.

-Indudablemente, hablan de personas y no de ideas.

–Opinan de los demás no desde un prisma global que pueda hacer entender tanto los fallos y aciertos cometidos por esa persona. Juzgan basándose en heurísticos que les anclan en el reduccionismo, la simpleza y la subjetividad.

–Suelen tener unos valores que no son usados para dar calma a ellos mismos y a su entorno; sinopara juzgar a los demás de forma continuada.

–Carecen de hobbies y actividades que les resulten interesantes.

-Son muy poco autocríticos con lo que ellos realizan. No les gusta sentirse juzgados en una tarea que implique demostrar desempeño.

–Se irritan con facilidad.

–Los éxitos de los demás se deben a causas externas, inestables y específicas, y los suyos a causas internas, estables e inespecíficas a la situación. Es decir, su éxito está justificado, el de los demás normalmente es fruto del azar.

-Creen que el hecho de que su entorno estén ocupados en juicios contra otros aplazará las opiniones que estos mismos tienen de su propio desempeño.

–No suelen expresar opiniones en presencia de muchas personas. No les resulta interesante como práctica, pues les puede dejar en evidencia.

– Sus críticas reflejan en la mayoría de las ocasiones el anhelo por experimentar lo que la vida les ha negado o ellos no han podido lograr.

-No se preocupan por mejorar. Consideran que la mejor vía para destacar es apagando el brillo de otras personas.

-Sus juicios pueden ser desde leves y privados; a públicos y peligrosos.

Las Personas que Critican Son Más Infelices

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *